Ayuda

7 ayudas al emprendimiento: guía para retomar las riendas de tu negocio

Ya tienes un negocio en marcha, pero tu cartera de clientes está a años luz de lo que imaginaste y te ahogas en tareas administrativas. Con estas siete ayudas al emprendimiento, no abandonarás tu sueño de ser independiente laboral y financieramente.

Antes de compartirte los siete consejos para conquistar el éxito con tu emprendimiento, repasemos qué es emprender un negocio.

¿Qué es emprender? El reto de dominar la independencia

Emprender es aventurarte a crear una empresa desde cero. Esto te convierte en una persona pionera: exploradora y fundadora a la vez. Y te lleva por un camino de altibajos.

Todas las personas que emprenden comparten tus miedos, tus frustraciones y tus dificultades, y, en general, se enfrentan a los mismos retos que tú.

Para darte una idea, según GEM-España 2021, las principales razones por las que las personas han cerrado o abandonado su negocio o emprendimiento (incluido el autoempleo) en los últimos 12 meses fueron:

  • Falta de rentabilidad (33,1 %)
  • Oportunidad de vender el negocio (8,4 %)
  • Otro trabajo u oportunidad de negocio (6,6 %)
  • Problemas para obtener financiación (5,2 %)
  • Impuestos o burocracia (1,9 %)

 

Además, se estima que el 47 % de los emprendimientos encabezados por autónomos deja de existir en los tres primeros años, razón por la cual en algunos países europeos ofrecen apoyos o una tributación más baja a los emprendedores durante los tres primeros años.

Según estas estadísticas, tienes el marcador en contra. Tu miedo a fracasar no es infundado. Es real. 

Necesitas ayuda para remontar el marcador y no formar parte del casi 50 % de las personas que ven su sueño caer por un abismo durante los primeros tres años.

7 consejos para mantener a flote tu emprendimiento

Consejos hay muchos y cada persona te recomendará alguna acción que te ayudará. Sin embargo, nosotros te compartimos aquellos que son la base de nuestras mentorías personalizadas para emprendedores. 

1. Fortalece tu mentalidad emprendedora

Las creencias limitantes son tu peor enemigo. Aunque no puedes verlas, necesitas identificarlas para acallar esa voz interna que te grita que fracasarás, que no lo harás bien y que no tendrás éxito. 

El mindset (el trabajo de la mentalidad para lograr el éxito) te ayuda tanto a romper las etiquetas en las que te encasillas como a tener mejor relación con el dinero. 

Una de las principales barreras es creer que no necesitas cobrar más. «Si subo mis precios, nadie comprará mis servicios» o «No tengo la suficiente experiencia, debo mantener mis precios bajos» son afirmaciones que te limitan e impiden que tu rentabilidad sea suficiente para vivir de tu sueño.

Tienes que poner en silencio al villano del síndrome del impostor. De lo contrario, por la baja rentabilidad de tu negocio, tendrás que cerrarlo.

2. Gestiona el dinero de los servicios que ofreces

Este punto está relacionado con el anterior. Aprender a llevar tus cuentas de forma ordenada te acerca a tus objetivos comerciales y podrás pagarte a ti mismo con un sueldo que represente el esfuerzo que dedicas a tu negocio.

Investiga. Asesórate. Y sigue consejos.

Es difícil conseguir el dinero, pero es fácil gastarlo.

Puede parecerte un consejo básico, pero te asombrará conocer la cantidad de emprendedores que no llevan ni sus entradas de dinero ni sus gastos, y que no ahorran ni un duro para los imprevistos.

3. Resuelve las tareas administrativas de tu emprendimiento

Emprendiste porque querías dedicarte a lo que te gusta: ayudar a las personas. Sin embargo, te has encontrado con una pila de tareas administrativas que consumen tu vida.

Puedes implementar una de estas soluciones:

  • Delegar. Si organizas tus finanzas, podrás contratar a alguien para que te liberes de las tareas que no te gustan, que dilatas y que terminan por dar una mala impresión en tu cliente.
  • Organizar. Dedica un día a la semana a hacer este tipo de tareas. Como tú eres dueño de tu propio tiempo, puedes destinar un día a las labores administrativas. 

4. Controla tus emociones para no derrumbarte como líder de tu negocio

Más que un ser racional, eres un ser emocional. Te dejas llevar por la alegría, la tristeza o el miedo. Esto tiene un efecto directo en cómo actúas.

Necesitas un mentor que te dé un mapa y una brújula para cruzar tu camino con éxito.

Y, si eres de las personas que piensa que no necesita la guía personalizada con un mentor o que es un gasto, tómalo como una inversión. Las meteduras de pata en el largo plazo te cuestan dinero, y mucho. Un mentor te ahorra ese dinero.

5. Aprende a delegar tus tareas en manos que saben lo que hacen

Ya te lo habíamos adelantado, delegar es una opción que necesitas contemplar en tu plan de acción.

Cuando emprendemos un negocio, por lo general somos una persona orquesta autosuficiente. Nos convertimos en diseñadores, copywriters, secretarios, expertos en atención del servicio y CEO. Es una necesidad, y está bien… al inicio.

Pero es una acción insostenible en el tiempo, porque te desgastas. 

Además, tienes que invertir en tu propio negocio para que produzca más.

Invertir tu dinero en un trafficker te asegura mejores campañas de publicidad. Esto representa ganancias para ti. Te quitas un dolor de cabeza y haces que tus recursos sean más eficientes: menos esfuerzo y más rentabilidad.

Piensa en grande y ganarás en grande.

6. Diseña un embudo de venta para tu emprendimiento

¿Sientes que te hablan en chino cuando escuchas «embudo de venta»? No es para menos. Es un concepto abstracto.

En pocas palabras, el funnel de venta (embudo) es el camino que le trazas a tu potencial cliente para que compre tus servicios.

Con publicidad, el embudo de venta es corto:

  1. Tu potencial cliente lee tu anuncio en redes sociales, se interesa y hace la acción que le pides: hace clic en el botón.
  2. Tu potencial cliente llega a una página de aterrizaje en la que le expones los beneficios de tus servicios. Le muestras qué ganará si te contrata.
  3. Tu potencial cliente se interesa aún más y te suministra sus datos.
  4. Tú lo contactas y agendan una cita.
  5. Si fueras fisioterapeuta, en este paso tu potencial cliente llega a tu consulta y tú solucionas el problema muscular que tiene.

Diseña tu embudo de venta y establece cómo es cada punto de conexión entre tu cliente y tú.

Embudo de ventas

7. Haz seguimiento a todas las acciones y los objetivos

Es normal que temas recibir un no como respuesta a un presupuesto. Tu miedo te lleva a no preguntar por la decisión. Pero siempre es mejor un potencial cliente que te dice que no que un potencial cliente desaparecido del mapa y quien es probable que quiera tus servicios, pero se le haya olvidado responderte.

No lo tomes personal.

Haz seguimiento siempre:

  • A tus potenciales clientes
  • A los resultados de tus clientes
  • A los testimonios

Involúcrate con tus potenciales clientes y con tus clientes. Ellos tienen la clave de tu éxito.

Esperamos que con estas siete ayudas para tu emprendimiento vuelvas a enamorarte de tu negocio, te asesores o delegues, y conquistes tu sueño.

¿Quieres la hoja de ruta hacia el éxito con estos siete consejos?

No Comments

Post A Comment